Tarragona, un paseo por el arte urbano

Foto: plaza dels Sedassos (Manel Antolí – RV Edipress)

Pasear por Tarragona puede llegar a ser muy entretenido sin moverse prácticamente de un mismo barrio. En una ciudad donde muchos edificios tienen más de 2000 años de historia y donde a menudo se hallan restos arqueológicos que ayudan a reconstruir su pasado bimilenario, también hay espacio para el arte urbano. Desde hace unos cuantos años, varios artistas han vestido de colores los muros de edificios abandonados, las ventanas y las fachadas de casas derruidas, y han pintado de alegría espacios de carácter más funcional o industrial que habían dejado de ser contemplados por los visitantes. La entidad Polígon Cultural ha inventariado más de 100 en su archivo de arte urbano Shikuarat.

En este artículo os proponemos un recorrido visual por las once muestras de street art más populares que ofrece la ciudad de Tarragona.

 

Part Alta (casco antiguo)

Plaza dels Sedassos

Foto: Mural de la plaza dels Sedassos (Mireia Solé)

Desde la calle Rera Sant Domènec, la denominada «calle de detrás de la plaza de la Font», accederéis a la plaza dels Sedassos, donde todavía se conservan restos delcirco romano. Es inevitable detenerse aquí. La fachada del edificio central de la plaza luce un mural del pintor tarraconense Carles Arola desde 1995. Está hecho con la técnica trompe-l’oeil o trampantojo, con la que consigue producir la ilusión óptica de que las figuras y los objetos son reales, a través de los recursos del claroscuro, la perspectiva y el escorzo.

En este caso, el muralista ha reproducido elementos tradicionales de las fachadas de la Tarragona de finales del siglo xix. Se pueden ver elementos festivos propios de la cultura popular tarraconense, como los Nanos (cabezudos), que representan personajes de la nobleza de la época, o los balcones abiertos, como en todas las ciudades mediterráneas que viven de puertas a la calle, y llenos de flores para evocar la primavera.

Con sus 24 años de antigüedad, la fachada se ha convertido en la fotografía principal de los álbumes de los turistas y las guías de viajes de la ciudad, que la recomiendan como punto obligado de visita.

 

Calle del Comte

Foto: Pilones pintados de la calle del Comte (Manel Antolí – RV Edipress)

Hace 15 años, la calle del Comte era una calle de la Part Alta prácticamente desconocida para la mayoría de visitantes. Hasta que un día el Ayuntamiento de Tarragona decidió instalar pilones para evitar que allí aparcaran los coches y para contribuir a la peatonalidad del barrio. Los vecinos tomaron la iniciativa de pintarlos. Primero lo hacían de noche entre unos cuantos y, con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo en todo un evento anual, una fiesta local e internacional, el Encuentro de San Agapito Bis o la International Pilons Parade. Cada año, durante el primer sábado de julio, entidades, colectivos y particulares se inscriben en esta iniciativa para pintar las 47 pilonas de la calle, e incluso se otorgan distinciones.

Ahora es un reclamo turístico y se conoce como Pilon’s Street, tal y como se puede leer en una placa en la calle.

 

Calle d’en Mediona y calle Cavallers

Foto: Murales de la infancia del pintor Màrius Masip en las calles Cavallers y d’en Mediona (Mireia Solé)

Muy cerca, en la calle paralela de la calle del Comte, la calle d’en Mediona, y en la calle contigua, la calle Cavallers, las paredes de las puertas tapiadas de algunas fachadas enseñan juegos antiguos en un mural del pintor tarraconense Màrius Masip, que quiere contar a los más pequeños de qué forma jugaban ellos cuando tenían su edad, unos cincuenta años atrás, por las calles y las plazas de la Part Alta.

En las paredes de la misma calle Cavallers y, más adelante, en la calle de la Nau, todavía se pueden hallar algunas muestras de arte urbano que el paso del tiempo ha ido desdibujando.

También llama la atención de los visitantes que pasan por estas calles.

 

Plaza de l’Oli

Foto: Mural de la plaza de l’Oli de Lluc Queralt, Megan, Fátima y Sr. Tartera (Mireia Solé)

En 2011, en Tarragona se celebró un foro de ideas y festival de arte urbano, Ciutats Creactives, que originó varios murales de artistas locales que modificaban el espacio público. Los murales, que todavía se conservan en la Part Alta, los veréis en la plaza de l’Oli, en un antiguo solar que los artistas Lluc Queralt, Megan, Fátima y Sr. Tartera reactivaron con sus intervenciones murales. Utilizaron la técnica de spray a trazo libre y el cartelismo.

 

Paseo de Sant Antoni

Foto: Mural del paseo de Sant Antoni (Manel Antolí – Edipress)

Otro de los grandes murales que tampoco pasa desapercibido en una visita a la ciudad es el que se encuentra en la pared de una casa del paseo de Sant Antoni que hace esquina con la calle Portella y con uno de los accesos a la plaza del Rei. Se pueden apreciar diferentes muros por donde suben unos hombrecillos.

Uno de los puntos más fotografiados por los visitantes.

 

Centro

Espai Jove Kesse

Foto: Mural de empoderamiento femenino de Cachetejack en el Espai Jove Kesse (Ayuntamiento de Tarragona)

En el centro, justo detrás de la plaza Imperial Tàrraco, se puede observar un gran mural de más de 400 m². Lo creó Cachetejack, un colectivo de diseñadoras valencianas de reconocida trayectoria internacional, integrado por Núria Bellver y Raquel Fanjul, en la fachada interior del Espai Jove Kesse, un edificio municipal que organiza actividades para los jóvenes de la ciudad y que es punto de apoyo de información juvenil. También colaboró el artista Foham Fonez.

El mural, con voluntad de empoderamiento femenino de las mujeres jóvenes, muestra una chica que escala para superar retos y luchar contra los estereotipos y la violencia de género. Se puede contemplar en toda su integridad desde la plaza Imperial Tàrraco.

La asociación artística Polígon Cultural y la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Tarragona seleccionaron a estas artistas dentro del programa de intervenciones artísticas Murs que Parlen.

 

Estación de autobuses

Foto: Mural de Nil Bartolozzi en la Estación de Autobuses de Tarragona (Nil Bartolozzi).

Si habéis cogido un bus interurbano, seguramente os habéis embelesado mirando un mural que ocupa unos 200 m², aproximadamente, en un muro del andén superior de la Estación de Autobuses de Tarragona. El título de esta obra es Art i entropia, un cant a la vida i a la creació, una creación del artista tarraconense Nil Bartolozzi.

El mural, que se ha servido de sprays, pintura acrílica y rotuladores tipo Posca, quiere expresar el origen de la materia y el arte como la energía natural creadora de orden y desorden. Para expresarlo cuenta con la participación de usuarios de la estación y de personas invitadas a lanzar un globo de pintura contra un muro del andén. También se inspiró en el entorno con el tráfico de personas y autobuses, la luz y el ambiente de la estación.

Es la duodécima obra del programa municipal de intervenciones artísticas «Estació Creactiva» y el tercer mural de grandes dimensiones.

 

Pons d’Icart

Foto: Mural de la guerra de la Independencia, de Megan (Mireia Solé)

Aunque un instituto no suele ser un espacio de atracción turística, este centro es una excepción. La fachada del Instituto Pons d’Icart destaca, desde el 2018, por este gran mural artístico en recuerdo de la guerra de la Independencia española, un conflicto bélico en el que Tarragona resistió hasta el último momento.

El artista de arte urbano Megan creó el mural y contó con la participación de algunos alumnos del centro.

La iniciativa, idea de su creador y del Instituto Pons d’Icart, se puso en marcha con el apoyo de Repsol, el Departamento de Educación de la Generalitat y el Ayuntamiento. La intervención forma parte de las actividades del proyecto «L’educació per la pau», que el centro organiza cada curso.

 

Part Baixa / el Serrallo

Tarragona une los barrios de la Part Alta, el centro y la Part Baixa por una calle principal en pendiente, una constante en esta ciudad: la calle Unió. Bajando por esta calle, llegaréis a la plaza de la Mitja Lluna y seguiréis por la calle Apodaca, la primera de las calles que conducen a la zona de la Part Baixa y el Serrallo, unos barrios donde ya podéis empezar a encontrar muestras de arte urbano. Destacamos dos especialmente: el mural de la calle del Vapor y el del lado del puente de la Petxina del Serrallo.

 

Al lado del puente de la Petxina del Serrallo

Foto: Mural Color Zone, de varios artistas, al lado del puente de la Petxina (Mireia Solé)

Los serrallenses tienen el privilegio de tener una puerta de entrada principal al barrio, pintada de azul, que indica a los visitantes que ya están en tierra de pescadores. Es el puente de la Petxina, punto en el que una fotógrafa tarraconense había expuesto fotografías de personajes singulares del barrio anteriormente debajo del puente, en una muestra de arte efímero.

Justo al lado derecho de este puente, encontraréis una gran intervención artística de 15 grafiteros, ilustradores y muralistas de hace poco más de un año, en agosto de 2018. No era la primera vez que pintaban un grafiti; el artista que había intervenido en el anterior había decidido dar paso a nuevas intervenciones, haciendo honor al adjetivo propio de este tipo de arte: efímero.

Esta exhibición colectiva de arte mural, a la que llamaron Color Zone, fue promovida por la entidad La Imaginada.

 

Calle del Vapor

Foto: Mural de Aureol Sanz, en las escaleras de la calle Vapor (Mireia Solé)

Desde 2014, el muro gris de las escaleras mecánicas de la calle del Vapor es más alegre y pictórico. Ahora refleja la infancia de un vecino del barrio del Port, Juan Carlos, que de pequeño iba al Serrallo a ayudar a los pescadores. Esta historia, que salió publicada en el Diari de Tarragona el 1984, inspiró al joven artista reusense Aureol Sanz para pintarla en este mural.

Forma parte del proyecto «Murs que parlen: Projecte d’art urbà», una iniciativa de la Consejería de Juventud del Ayuntamiento de Tarragona y del Centro de Arte de Tarragona, entonces denominado «Teler de llum», con la coordinación y dirección de la entidad Polígon Cultural.

 

Al lado de la iglesia del Serrallo

Foto: Mural de Ramon Grau, confeccionado por los artistas Sánchez Abelló y Ruben Aguilar, al lado de la iglesia del Serrallo (Mireia Solé)

Desde 2002, justo al lado de la iglesia de San Pere del Serrallo, podéis contemplar un mural dedicado a la patrona del barrio de pescadores del Serrallo, la Virgen del Carmen.

La obra, encargada por el Ayuntamiento de Tarragona, fue diseñada por Ramon Grau, y confeccionada por los artistas Sánchez Abelló y Ruben Aguilar, y representa una escena habitual en una casa serrallense.

Os invitamos a descubrir las más de 100 intervenciones de arte urbano de la ciudad de Tarragona en la lista de muestras de arte urbano, Shikuarat, que elaboró la entidad Polígon Cultural.

Compartir:
back-to-top