El Claustro de la Catedral de Tarragona: una ruta llena de historia

vista claustro catedral tarragona
Fotografía: RV Edipress

El Claustro de la Catedral de Tarragona es quizás uno de los rincones más bonitos de la ciudad y una de las paradas indispensables de cualquier ruta por la Tarragona medieval.

Su arquitectura y decoración, además, nos ofrecen historias que nos hacen viajar de la Tarraco romana hasta las fábulas y leyendas de los tarraconenses de la Edad Media, pasando por los principales protagonistas del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Con este artículo, os ofrecemos una pequeña guía para sacar todo el provecho de vuestra visita, tanto si es la primera vez que descubrís el claustro como si ya lo conocíais y queréis repetir.

A tener en cuenta…

Antes de cruzar sus puertas, es importante que asumáis que los visitantes actuales somos unos privilegiados por poder entrar en el espacio del Claustro.

Originalmente, este espacio construido al lado de la Catedral se concebía para uso exclusivo de la canónica: es decir, los miembros de los órganos de gestión y de gobierno de la Catedral.

Las personas ajenas a este ámbito, por lo tanto, no solían entrar nunca en el Claustro, hecho que hace aún más especial la visita.

Empezamos la visita por el Claustro 

Tal y como está organizada actualmente la visita a la Catedral de Tarragona, accederéis al Claustro desde el interior de la Catedral.

En este momento, es muy importante que no os dejéis llevar por la visión del jardín y las galerías y que os giréis a observar la puerta por donde habéis entrado.

Se trata de uno de los elementos más destacados del conjunto, pero que, precisamente por su posición, suele pasar desapercibido.

La puerta del claustro, donde podéis ver representado el Apocalipsis, está hecha de mármol, un material que es muy poco habitual en otras catedrales medievales.

Sin embargo, el mármol está muy presente en la obra de la Catedral de Tarragona, y el porqué de este hecho se encuentra en el pasado romano de la ciudad.

Los restos romanos de Tarraco proporcionaron una cantidad considerable de este material a los constructores de la catedral, que la aprovecharon en puntos como este.

puerta claustro catedral tarragona
Fotografía: Snik Comunicació

La herencia de Tarraco está muy presente en el Claustro de la Catedral más allá de esta puerta.

Dos de los cuatro muros de este espacio coinciden con los del muro que, en época romana, rodeaba el templo romano de Augusto (el conocido como témenos).

El Claustro es también uno de los lugares privilegiados donde podemos ver los restos de este muro sagrado de dos mil años de antigüedad.

Lo encontraréis en la llamada Sala de la Exedra Romana, a la que podéis acceder desde una de las esquinas del Claustro.

El Claustro de la Catedral de Tarragona y sus capiteles

No hay un acuerdo unánime sobre la cronología de la construcción de la Catedral de Tarragona, pero la del Claustro se suele situar entre los siglos XII y XIII.

La obra es de estilo románico medieval, y destaca especialmente por sus dimensiones. Con unas medidas de casi 46 x 46 metros, es considerado el segundo claustro románico más grande de la península.

Recorriendo las galerías que rodean el jardín encontramos un total de 295 capiteles, todos ellos decorados con un programa escultórico muy buen estudiado.

Podemos distinguir cuatro temáticas diferentes. La más abundante es la decoración de tipo vegetal, pero también podéis localizar otros capiteles donde aparecen representadas bestias y monstruos, propios de la imaginación medieval y muy habituales en este tipo de obras.

galería claustro catedral tarragona
Fotografia: RV Edipress

Un tercer tipo de capitel muy popular es el dedicado a las fábulas populares, un ámbito en el que probablemente encontremos el capitel más famoso de todo el claustro: el capitel de las ratas.

En este relieve, que encontraréis al lado de la puerta de entrada al jardín, se nos explica la historia de un gato muy inteligente que ayudó la familia de una casa noble de Tarragona  a deshacerse de una plaga de ratas. Para conseguirlo, el gato se hizo pasar por muerto, y cuando las ratas se disponían a enterrarlo, él se las comió por sorpresa.

capitel de las ratas claustro catedral tarragona
Fotografia: Snik Comunicació

Capiteles y una historia de redención

Sin embargo, el interés de los historiadores se suele concentrar en los llamados capiteles historiados: son aquellos que hacen referencia a historias del Antiguo y del Nuevo Testamento, además de las historias de los Santos y la Virgen.

En total, en el Claustro de Tarragona hay 28 capiteles de este tipo, situados en puntos muy concretos. Los encontraréis al lado de la puerta de acceso al jardín interior, en el muro opuesto a esta puerta y en la esquina de la sala de la Exedra.

Esta distribución no era casual.

Con ella se buscaba que aquellos que caminaban por el Claustro realizaran una lectura pendular de sus historias mientras se desplazaban de sala en sala, con el objetivo de transmitir un mensaje claro: el de la redención.

Lo podemos ver claro, por ejemplo, si observamos la forma en la que se sitúan las historia del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Así, al lado de la puerta del jardín encontraremos la historia del Pecado Original de Adán y Eva; justo en el muro opuesto, encontraremos la muerte de Jesús, que es, para el cristianismo, la redención de este pecado.

capiteles historiados claustro catedral tarragona
Fotografia: Snik Comunicació

En los capiteles del claustro podéis encontrar historias del Antiguo Testamento como la del Sacrificio de Isaac, o escenas del Nuevo Testamento como la Duda de Santo Tomás.

Una de las apariciones más curiosas es la de San Nicolás, que encontraréis como protagonista de diversas escenas.

Tarragona es el único caso del románico catalán en el que aparece el santo, una situación que se ha vinculado con los normandos, población que participó en la conquista de Tarragona contra los musulmanes y que tenía una gran devoción por Nicolás.

El Claustro de la Catedral de Tarragona ofrece, por lo tanto, un abanico de historias por descubrir y que os permitirá sorprenderos en cada rincón y, además, poder imaginaros aún mejor su ambiente original en época medieval.

En este enlace encontraréis toda la información para preparar vuestra visita y disfrutar de una de las joyas de la ciudad.

Compartir:
back-to-top