El anfiteatro de Tarraco recreará, los días 5 y 6 de agosto, ‘Un Triunfo en Roma’, la manera como se celebraban las victorias militares en la capital del imperio romano

Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné

Poneos en situación. Nos encontramos en el año 70dc y Roma hierve de excitación por las noticias que llegan de ultramar. Tito Flavio Vespasiano, hijo del emperador Vespasiano, ha conseguido aplacar, después de siete años de guerras, la llamada revuelta de los judíos. Tras el triunfo, arrasa y saquea el segundo templo de Jerusalén, y en su lugar instala el cuartel de la Legio X Fretensis. Honor y gloria…y dinero para las necesitadas arcas de la capital del Imperio. Con el trabajo hecho, el deber cumplido y los máximos honores, Tito embarca de Alejandría hacia Roma donde su padre le prepara un recibimiento como los dioses mandan.

Aquellos de vosotros que el viernes 5 o el sábado 6 de agosto estéis en el Anfiteatro de Tarraco, podréis ver y vivir en directo el espectáculo de recreación histórica ‘Un Triunfo en Roma: La celebración de una victoria militar‘ que representarán los grupos locales Projecte Phoenix, Nemesis Arq y Thaleia, acompañados por el principal grupo de investigación de música romana, los italianos Ludi Scaenici. ‘Un triunfo en Roma‘ es la principal novedad y el plato fuerte de la presente edición de Tarragona Historia Viva.

Pero, ¿qué era el Triunfo? El Triunfo no era más que la entrada solemne y apoteósica en Roma de un general victorioso, a quien la patria quería recompensar sus esfuerzos y reconocer y premiar sus logros. Propiamente es una fiesta religiosa, un acto oficial de acción de gracias del vencedor a Júpiter Óptimo Máximo, patrón de la ciudad.

Sin embargo, la pervivencia del triunfo en nuestra cultura es todavía muy viva. O no es un triunfo el desfile del Barça cuando gana la liga o la Champions? Incluso el cortejo popular de las fiestas de Santa Tecla es una evolución del triunfo romano.

¿Sabías que hay documentada una lista de los triunfos, desde la edad arcaica hasta el año 19 aC?. Esta lista, llamada fasti Triumphalis, estaba expuesta a la vista de los caminantes en una de las paredes de la Regia (casa del Pontífice Máximo). El listado se conserva hoy en el actual Palacio de los Conservadores en los Museos Capitolinos de Roma.

Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné

El desfile (bomba) triunfal

Pero ¿cómo desfilaba la bomba triunfal? ¿Qué orden y pautas seguía?
El día convenido por el Senado o por el emperador, el general victorioso, que había esperado (a veces durante meses) en el Campo de Marte con su ejército, entraba en Roma con todos los elementos de esta ceremonia. El desfile comenzaba entrando por la llamada Puerta Triumphalis, de la que se desconoce con exactitud su posición, pero que probablemente sería la puerta más antigua de la ciudad. Después, la comitiva seguía por el Circo Flaminio, el Foro Boari, el Circo Máximo, la Vía Sacra, cruzando el Foro Romano y terminaba en el Capitolio frente al templo de Júpiter.

En todas partes del trayecto, las calles y las plazas estaban adornadas con guirnaldas, los templos eran abiertos y de todos los altares subían hacia el cielo columnas de incienso.

Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-MonnéTàrraco Viva, el festival romà de Tarragona. XIVa edició. Tarragona, Tarragonès, Tarragona
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-MonnéTàrraco Viva, el festival romà de Tarragona. XIVa edició. Tarragona, Tarragonès, Tarragona
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-MonnéTàrraco Viva, el festival romà de Tarragona. XIVa edició. Tarragona, Tarragonès, Tarragona
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-MonnéTàrraco Viva, el festival romà de Tarragona. XIVa edició. Tarragona, Tarragonès, Tarragona
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-MonnéTàrraco Viva, el festival romà de Tarragona. XIVa edició. Tarragona, Tarragonès, Tarragona
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné
Pompa Triumphalis, 'El triomf militar a Roma'. / ©Rafael López-MonnéTàrraco Viva, el festival romà de Tarragona. XIVa edició. Tarragona, Tarragonès, Tarragona
Pompa Triumphalis, ‘El triunfo militar en Roma’. / ©Rafael López-Monné

La comitiva la encabezaban los senadores y magistrados, en representación del Senado y el pueblo de Roma, a los que seguía una banda de trompetas. A continuación, venían los carros que transportaban los despojos y el botín tomado al enemigo. Esta muestra de fuerza y ​​poder iba acompañada de pancartas con el listado de las ciudades y los territorios conquistados, seguidas de los portadores de coronas y ofrendas de oro ofrecidas por reyes y pueblos aliados.

Los siguientes en el orden del desfile eran los toros y animales que iban a ser sacrificados. Los toros debían ser blancos o con una mancha blanca en la cabeza. Llevaban los cuernos dorados y un triángulo representando un águila, símbolo de Júpiter. Y tras los animales, los caudillos enemigos y otros prisioneros que, una vez llegados al Capitolio, eran ejecutados, los primeros, y vendidos como esclavos, los segundos.

Después venían los lictores con los fasces, los portadores de vasos y pebeteros con perfumes, y los músicos, que precedían el carro del triunfador tirado por cuatro caballos blancos. Este iba vestido con la túnica palmata (túnica púrpura con motivos de palmas doradas) y la toga picta (toga con estrellas y motivos geométricos de color dorado). En la cabeza llevaba la corona de laurel (símbolo de Marte), en la mano izquierda una rama de laurel, y en la derecha el cetro con el águila símbolo de Júpiter. La cara y las manos estaban pintadas de color naranja, como el color de la primitiva estatua de terracota de Júpiter y color de los inmortales. Toda esta indumentaria era conocida como el ornatus jovis o ornatus triumpahlis, y una vez terminada la bomba era devuelta al templo de Júpiter donde se guardaban.

La pompa la cerraban los soldados con sus distintivos y las condecoraciones y coronas de laurel en la cabeza. Los legionarios iban gritando: Io triumphe! (¡He aquí el triunfo!).

Una vez terminada la bomba en el Capitolio, el triunfador sacrificaba las víctimas (toros) y luego ofrecía un banquete a sus invitados, uno para senadores y magistrados, y otro para sus soldados, los amigos y el pueblo en general. Si bien inicialmente la fiesta duraba un día, al aumentar el botín de guerra, el general triunfador podía alargar las celebraciones.

El triunfo que se recreará los días 5 y 6 de agosto en el Anfiteatro de Tarraco no hace referencia a ninguna en concreto, aunque una gran parte está sacada de los relieves del Arco de Triunfo construido en honor del emperador Tito por su triunfo sobre los judíos y de los textos de Flavio JosefoLa guerra de los judíos«). ¿Qué? ¿De verdad que os lo perderéis?

COMPRA AHORA TU ENTRADA

PROGRAMA COMPLETO DE TARRAGONA HISTORIA VIVA

Programa 2016
Programa 2016
Programa 2016
Programa 2016

Texto: Ivan Rodon (@irodon en Twitter)

Fotografías: Rafael López-Monné (@lopezmonne en Twitter)

Compartir:
back-to-top