6+1 miradores para enamorarte de Tarragona

Vista desde la terraza del Hotel H10 Imperial Tarraco. | FOTO: © Rafael López-Monné.

Tarragona es una ciudad para admirar paisajes naturales y urbanos fantásticos. Por este motivo, hemos seleccionado 6+1 de las distintas localizaciones que ofrece la capital con las características idóneas para el deleite del sentido de la vista. Os trasladamos a diferentes balcones, terrazas, azoteas y observadores que hacen de Tarragona un lugar único en el Mediterráneo.

 

1. El campanario de la catedral

Vista desde el campanario de la Catedral de Santa Tecla. | FOTO: © Rafael López-Monné.

Dicen que Tarragona se construyó desde lo alto de la ciudad, en la Part Alta (casco antiguo), por eso el visitante se encuentra varias calles que destacan por una imponente subida. Esto, sin embargo, no queda reflejado en el nombre de la vía, que suele denominarse baixada (bajada): bajada de la Pescateria, bajada de la Misericòrdia, bajada del Roser, etc. Esto se puede entender perfectamente si subís al campanario de la catedral, el mirador más alto de la ciudad de Tarragona.

 

2. El Pretorio romano

Vistas desde el mirador de la Torre del Pretorio, castillo del Rey. | FOTO: © Rafael López-Monné.

El Pretorio era el palacio de la guardia del emperador, es decir, nos hallamos en una de las torres de vigilancia de Tarraco que alojaba las escaleras que permitían el paso de la ciudad baja hasta el Foro provincial, con el que está comunicado por pasillos subterráneos. En el siglo xii se convirtió en el palacio de los reyes de la Corona de Aragón y, posteriormente, en una prisión. Es uno de los ángulos del gran rectángulo de la plaza del Foro provincial. Por lo tanto, la vista es de 360 grados. La panorámica ofrece fotografías privilegiadas de la Part Alta de la ciudad —situada dentro de la muralla—, como por ejemplo la catedral, que domina el cuadro, el centro de la Tarragona actual o el Museo de Historia de Tarragona en un plano picado, así como una gran extensión del mar Mediterráneo. Actualmente se accede al Pretorio desde la plaza del Rei o desde la Rambla Vella, por el circo romano.

 

3. El mirador de Sant Antoni

Mirador del paseo de Sant Antoni. | FOTO: © Rafael López-Monné.

Continuamos en la Part Alta. En este barrio encontramos varios puntos con vistas privilegiadas. Uno de ellos, que destaca por su facilidad de acceso, es el mirador de Sant Antoni. El santo da nombre al paseo en el que está situado, a los jardines que están al lado —donde está la Cruz de Sant Antoni, que, con unos nueve metros de altura y piedra del país, es la obra escultórica exenta más antigua de Tarragona— y al portal que da al paseo de Sant Antoni, que es una de las puertas de acceso a la muralla de la ciudad. Desde aquí observamos parte de la zona levante de la ciudad, la punta, el barrio y la playa del Miracle.

 

4. El Balcón del Mediterráneo

Balcón del Mediterráneo. | FOTO: © Joan Capdevila Vallvé.

Los turistas vienen aquí expresamente o llegan por casualidad mientras descubren los monumentos situados en la Rambla Nova. El acantilado de 23 metros de desnivel se sitúa en el extremo del lado marinero de esta calle —la zona peatonal más importante de la ciudad—, donde los tarraconenses se acercan para seguir la tradición de tocar ferro (tocar hierro) cuando pasean. La barandilla que lo protege, un símbolo para los oriundos, está construida de hierro —de ahí la expresión— y está instalada en los más de 500 metros que discurren entre el paseo de las Palmeres y la bajada del Toro. Ofrece una vista panorámica de más de 180 grados en la que vemos el sol desde que sale desde el mar hasta que se pone detrás del puerto de la ciudad, así como la punta y la playa del Miracle, el anfiteatro, la estación de tren y el puerto.

 

5. El Hotel H10 Imperial Tarraco

Vista desde la terraza del Hotel H10 Imperial Tarraco. | FOTO: © Rafael López-Monné.

Nos acercamos al final de esta ruta con una de las últimas incorporaciones a la oferta de miradores de Tarragona. Se trata del nuevo hotel H10 Imperial Tarraco —inaugurado apenas en verano de 2020—, donde se esconde una verdadera joya para los amantes de las buenas vistas. En lo alto del imponente edificio, situado al pie del paseo de las Palmeres, encontramos una espectacular terraza, con servicio de bar y piscina, desde donde podemos disfrutar de unas vistas impresionantes del mar, la Part Alta y el anfiteatro romano. El acceso a la terraza, además, está abierto también a personas que no se alojen en el hotel, así que podéis disfrutar de ella sea o no el alojamiento escogido para vuestra estancia.

 

6. El paseo de la Escullera

La ciudad de Tarragona vista desde el paseo de la Escullera. | FOTO: © Rafael López-Monné.

Cambiamos ahora totalmente de perspectiva y nos desplazamos hasta el barrio portuario del Serrallo. Allí, en plenas instalaciones del Puerto de Tarragona, hallamos el paseo de la Escullera, un camino de unos cuatro kilómetros de longitud que se adentra en el mar donde encontramos puntos tan emblemáticos como el faro de la Banya. Desde allí, no solo tenemos una vista privilegiada del puerto y del horizonte, sino también una de las vistas más bonitas de la ciudad, ya que podréis observar desde el Serrallo hasta la Part Alta rodeados por las olas.

 

+1. L’Oliva

Vista de Tarragona desde la montaña de l’Oliva. | FOTO: © Rafael López-Monné.

Esta es la sorpresa que os reservábamos, el +1 de esta entrada. Los habitantes de la ciudad conocemos todos sus secretos y, cuando bajamos del barrio de Sant Pere i Sant Pau hasta el centro por la carretera del Pont d’Armentera, disfrutamos de una panorámica en la que se observa la parte más montañosa, con la muralla, la catedral y el mar de fondo. Más espectacular aún es esta fotografía cuando la captamos de noche y la iluminación de los monumentos está encendida. Podéis disfrutar de estas vistas con la calma que ofrece un mirador en esta situación.

 

 

Compartir:
back-to-top