De turistas y coleccionistas

Fondo de la Biblioteca Hemeroteca Municipal de Tarragona

Desde el mes de mayo, la Biblioteca Hemeroteca Municipal de Tarragona (BHMT) publica a través de las redes sociales del Patronato Municipal de Turismo imágenes acompañadas de textos breves sobre la ciudad y el turismo. Se trata de compartir carteles, programas, folletos y publicaciones antiguas de la promoción turística en la ciudad de Tarragona. Con la etiqueta #TarragonaVintage, queremos acercar a los ciudadanos de hoy aspectos del pasado. Cómo nos mostrábamos al mundo y cómo nos veían desde fuera, qué aspectos eran los más relevantes según las épocas, con qué imágenes nos identificaban…

Como biblioteca especializada en temática y autores locales, y por lo que a turismo se refiere, podemos encontrar numerosos libros y guías de viaje de diferentes épocas. Pero también disponemos de folletos, carteles y materiales muy diversos sobre la promoción del turismo en la ciudad, desde finales del siglo XIX hasta nuestros días. La procedencia de esta documentación es diversa y en muchos casos, sobre todo por lo que se refiere a fondos más antiguos, proviene de donaciones de particulares. Ahora los legados de coleccionistas que han cedido sus fondos a la ciudad pueden consultarse en la biblioteca. Es el caso de las donaciones de Josep Gramunt, de Carles Babot, de Enric Baixeras o de Jordi Morant. Como centro de documentación, desde los años ochenta del siglo pasado, recogemos sistemáticamente el material de promoción que genera el Patronato Municipal de Turismo con respecto a guías, folletos, establecimientos turísticos, carteles, etc. continuando la labor que iniciaron los coleccionistas.

En julio de 2018, el número 30 de la revista Fet a Tarragona incluyó un dosier central dedicado al turismo con dos artículos, titulados «Atraient els primers turistes» y «De l’Imperi al destape». Pineda Vaquer y Anna Plaza, autoras de los dos artículos, se documentaron, en buena parte, en la BHMT. Todas las imágenes publicadas forman parte de nuestro fondo y pudimos mostrar algunos de los documentos el día de la presentación de la revista en el Espai Turisme.

La consulta de este material por parte de Pineda Vaquer y Anna Plaza para elaborar el dossier de la revista nos animó a reorganizar la variada documentación que tenemos y que estaba, en algunos casos, dispersa. La clasificamos por años, y buscamos las fechas de publicación en los casos en los que no aparecía en el pie de imprenta. Había que comprobar los huecos y las lagunas que tenemos para poder ofrecer a los investigadores todo el material que nos ha ido llegando por varios caminos y de forma incompleta. De este modo, facilitamos la consulta de documentación que nos permite conocer mejor la difusión en el ámbito turístico en diferentes momentos de la historia de la ciudad.

La diversidad de miradas y la visión que nos aportan los dos artículos son un ejemplo de las múltiples lecturas que pueden hacerse a partir de unos folletos creados para promocionar la ciudad. Seguir la evolución de la propaganda turística a lo largo de los años nos permite conocer mejor los cambios de mentalidad, de interés o de diseño de cada época. Ver cómo la ciudad se vendía al mundo exterior puede dar pie a múltiples reflexiones.

Los monumentos como reclamo turístico

Desde los inicios de la promoción turística, los principales monumentos de la ciudad ya se utilizaban como un reclamo para atraer a los visitantes, ya fuera a través de fotografías o de ilustraciones de los artistas del momento.

El primero del que tenemos constancia y que conservamos en la BHMT es un pequeño librito en forma de acordeón titulado 12 vistas de Tarragona, que se publicó en 1875 con algunas de las primeras fotografías de los monumentos y lugares emblemáticos de la ciudad.

A menudo también leemos en los programas de las fiestas de Santa Tecla de finales del siglo XIX o en los de Semana Santa a partir de los años veinte del siglo XX que se ofrecían billetes económicos para que la gente visitara la ciudad y conociera su rico patrimonio, y también que se organizaban excursiones para descubrir sus principales monumentos.

Por citar solo algunos ejemplos, destaca el folleto promocional del Hotel París —que en la década de los años veinte del siglo pasado se anunciaba con una ilustración del Arco de Bará— o el cartel editado por el Patronato Nacional de Turismo —que en 1928 reproducía la Torre de los Escipiones—. También son algunos ejemplos los carteles de las exposiciones de turismo de 1936 y 1963, con la columna romana de la Vía del Imperio el primero y con la imagen de la escultura del lampadario conocida como el Negret conservada en el Museo Arqueológico el segundo. Posteriormente, las imágenes de los principales monumentos han aparecido en los folletos y se han utilizado habitualmente en anuncios de tiendas y establecimientos comerciales.

La Oficina Municipal de Turismo

En 1933 se creaba una Oficina Municipal de Turismo, una de las apuestas del ayuntamiento durante la Segunda República. En la BHMT conservamos tres libretas de recortes de prensa de los primeros años de su creación. En esta época, en la prensa local aparecía una sección específica con las noticias de los turistas y coches extranjeros que pasaban por la ciudad, la visita de autoridades o la publicación de cualquier tema relacionado con el turismo, así como artículos de opinión. Una interesante colección para estudiosos de la materia.

La promoción a través de las revistas de tirada nacional

Las revistas y la prensa de la época tienen un papel muy importante en la promoción de la ciudad. A partir de los años cincuenta, encontramos monográficos y artículos profusamente ilustrados para dar a conocer la ciudad. Por citar algunos ejemplos, en marzo de 1955, la revista Mundo Ilustrado dedica un número a Tarragona que trata aspectos históricos y urbanísticos de la provincia y hace alguna referencia a sus playas. La publicación Solidaridad Nacional de septiembre de 1963 y los homenajes a Tarragona de 1963 y 1973 de La Plaza de Cataluña nos permiten conocer mejor cómo se hacía la promoción de sus monumentos, playas e industria.

Algunos de los titulares de los artículos plantean cuestiones que en los años cincuenta y sesenta eran de máxima actualidad, como por ejemplo «Tarragona, futuro centro veraniego» (1955), «Auge turístico del litoral tarraconense» (1961), «Tarragona, centro de la cadena turística más Importante de Europa» (1963) o «Los problemas plateados por el desarrollo económico de Tarragona, ¿Turismo o industria?¡¡Turismo e industria!!» (1963).

Difusión

Disponer de este fondo nos ha permitido colaborar con otras iniciativas en torno a la historia del turismo en la ciudad, como es el caso de la exposición «Passat i present», que la Generalitat organizó en 2007 para conmemorar el 75.º aniversario de la Oficina de Turismo de Cataluña.

En 2011, junto con el Archivo Histórico de Tarragona, organizábamos la exposición «Turisme de postal», en la que se exponía una selección de postales de Raimon Miserachs y publicaciones de carácter turístico de los años 1950 y 1960 en las que aparecían sus fotografías ilustrando los artículos. La muestra pudo verse, durante un año, en diversas poblaciones de la Costa Daurada.

En 2015 complementamos las fotografías de Ramon Segú Chinchilla y Rafael López Monné exponiendo diversa documentación —como libros, publicaciones periódicas y folletos— en la muestra «Playas de Tarragona, 50 años después», organizada por el Archivo Histórico de la Ciudad de Tarragona. Las fotografías que en la década de los años sesenta había tomado Chinchilla se contrapusieron a las imágenes actuales hechas por López Monné.

La actual colaboración con el Patronato Municipal de Turismo nos permite hacer una difusión más amplia de todo un material que en su momento sirvió para la promoción de Tarragona y que, gracias a los coleccionistas que lo cedieron a la Biblioteca, ahora está a disposición de todas las personas interesadas en el tema.

M. Elena Virgili Bertran

Directora de la Biblioteca Hemeroteca Municipal de Tarragona

Compartir:
back-to-top